jueves, 14 de julio de 2011

¿Cómo ayudar a los niños(as) ante la perdida de un ser querido?

Es necesario que padres y educadores enseñen a los niños(as) a afrontar la muerte como una experiencia natural de la vida, cuando se esté hablando de estos temas se les debe incluir teniendo en cuenta que ellos perciben la muerte según sus características individuales y según la madurez propia de su edad, aproveche algunas instancias como el cuidado de mascotas y plantas para hablar del tema, hable sobre el ciclo del ser vivo, nacimiento, crecimiento,reproducción y muerte.

Cuando se requiera comunicar la muerte de un ser querido a un niño se debe hacer de manera sencilla y sincera en forma específica limitando la respuesta a lo que pregunte el niño(a) sin agregar información que él no ha solicitado, no oculte la muerte de un ser querido a un niño(a), pues si percibe sus comentarios en secreto se sentirá confundido y angustiado.

Los adultos podemos y debemos llorar la muerte de nuestros seres queridos cuando lo hacemos le enseñamos a nuestros hijos a expresar su dolor y que está bien llorar en esa circunstancia.

El profesor(a) del niño(a) debe saber lo mas pronto posible lo sucedido en el entorno familiar, para ayudar a que el niño(a) pueda integrar la pena y el dolor de la perdida en su desarrollo sin que interfiera en su aprendizaje.

Los niños(as) pueden reaccionar de diversas maneras,una de ellas puede es aferrarse al padre sobreviviente pensando que también sufrirá la perdida de este, experimentar regresión,rabietas o agresividad,lo importante es que se debe seguir poniendo los límites y normas como siempre y a la vez tranquilizarlos diciéndoles que ellos no son responsables de lo que les sucedió y que siempre habrá alguien que los cuide y proteja.

Los adultos ayudarán a los niños(as) asimilando prontamente ellos mismos la perdida, no abusando de tranquilizantes o alcohol para huir de la tristeza, tratando de volver a su rutina,haciendo cosas que los hagan sentir bien, fijando límites y normas cuando sea necesario, hablando con los niños(as) abrazándoles para hacerles sentir mejor, sin reprimir su sufrimiento, favoreciendo su autoestima, y dándoles permiso para sentirse felices a medida que avanza el tiempo.

En cuanto a los adolescentes, ellos pueden no hacer preguntas acerca del tema de la muerte para no quedar como "tontos", trate de buscar momentos propicios para hablar con ellos y si no tiene respuesta para sus preguntas admita que no sabe todo. Una perdida de un ser querido a esta edad puede provocar negación de lo sucedido y cerrarse a la realidad, posiblemente la tristeza de la perdida aparezca y desaparezca a medida que el tiempo pase y debido a esta inestabilidad puede que requieran más tiempo para afrontar la perdida, al igual que los de menor edad ellos necesitan sentirse seguros y queridos,bríndeles consuelo y abrácelos con frecuencia

Bibliografía:

  • "Prevención e Intervención Ante problemas de Conducta. Estrategias para Centros Educativos y Familias". Manuel Armas Castro.Wolters Kluwer, España.
  • "Enfermedad y Familia: Manuel de Intervención Psicosocial", José Navarro Góngora, Paidós Ibérica, España.
  • "Cómo Hablar de Temas Delicados a los Hijos", Charles E. Shaefer, Theresa Foy DiGeronimo, Selector,México.
  • "Creciendo con Nuestros Hijos", Angela Marulanda, Bogotá,Colombia, Editorial Norma.