miércoles, 29 de junio de 2011

¿Y tus hijos?



Cuida tu jardín


El discípulo se dirigió a casa de su maestro Zen, que tenía uno de los jardines más hermosos que había visto jamás.
Una vez allí, le contó a su maestro que tenía problemas con sus hijos y que quería respetar la naturaleza de cada uno de ellos para que hicieran lo que les pareciera y de ésta forma así poder mantener la relación quería evitar que se sintieran frustrados en el futuro.

El maestro zen escuchó al discípulo y no dijo nada.

Entonces, el discípulo le preguntó qué opinaba sobre el asunto y el maestro le respondió:

- ¿Hace mucho que no visitas mi jardín?
- Sí -respondió el discípulo, no sabiendo por qué se lo preguntaba.

Entonces el maestro lo invitó a ver su jardín.

Pero en lugar de ver espléndidas rosas, vio que el jardín se había transformado en una maraña de malezas.

- ¿Pero qué ha sucedido aquí? -preguntó el discípulo asombrado.
- Pues un día me cansé de cuidar mis rosas y dejé que las plantas crecieran como querían.
Los yuyos y las malezas habían ahogado las rosas, que primero crecieron en forma desordenada y luego murieron.
Ésta es la ley natural.

En ese momento, el alumno comprendió aquello que su maestro le quería decir. (Autor anónimo)



Alguien me dijo. "No me gusta ponerle límites a mis hijos pienso que les corto las alas,quiero que crezcan libres" en respuesta a un comentario acerca de la disciplina, creo que es necesario no dejar a nuestros hijos solos pues la naturaleza en tender hacía lo bueno tanto como lo malo es su "naturaleza".


Como maestras y maestros nos ocupamos de educar a los hijos de otros, es nuestro trabajo, y absorbe mucho de nuestro tiempo,llegamos a casa cansados,estresados, con pruebas que corregir, planificaciones por hacer y siempre algo pendiente y tristemente no dejamos tiempo para lo importante.


¿Dejaras que tu jardín más preciado crezca según su naturaleza?.


Talosh