domingo, 26 de diciembre de 2010

"Te deseo lo suficiente"


Mientras estaba en un aeropuerto, un padre conversaba con su hija en sus últimos momentos justo antes de que partiera el avión.
Se anunciaba la salida del vuelo que ella abordaría y junto a la puerta la escuché que decía:


-Papi, nuestra vida juntos ha sido más que suficiente.
-Tu amor es todo lo que siempre necesité y te deseo lo suficiente a tí también- le dijo el padre.

Se besaron para despedirse y ella se dirigió hacía el sector de embarque.
Aquel hombre caminó hasta la ventana, junto a la silla donde estaba yo sentado.
Me di cuenta que miraba mucho hacia afuera, como queriendo lograr que nadie lo viera mientras las lágrimas brotaban de sus ojos.
Intente no ser un intruso en su privacidad, pero al notar mi presencia me preguntó:

-¿Alguna vez dijo adiós a alguien sabiendo que sería para siempre?
Y respondí a su pregunta con otra pregunta:
-¿Por qué es este un adiós para siempre?
-Soy viejo y ella vivirá muy lejos, estoy bastante delicado de salud y seguramente ya no vuelva a verla.
No pude con mi curiosidad, y por lo tanto necesité preguntarle algo más, aunque el se diera cuenta que yo había escuchado la conversación que mantuvo con su hija.
-Cuando se despidió de ella, le dijo “Te deseo lo suficiente”. 
¿Puedo preguntarle qué significa?
-Ese es un deseo que ha pasado de generación en generación en mi familia. 
Mis abuelos se lo decían a mis padres, y mis padres a mí.
Hizo una pausa mirando hacia la pista a través de la ventana, 
parecía que trataba de recordar detalle. Sonrió una vez más.
-Cuando nosotros decimos “Te deseo lo suficiente”, 
estamos deseándole a la otra persona que tenga una vida llena de suficientes cosas buenas que lo sostengan.
Hizo una pausa, como recorriendo esas cosas en su mente, y continuó compartiendo conmigo, casi como recitándolo de memoria:


Te deseo el suficiente sol para mantener tu actitud brillante. 
Y también te deseo la suficiente lluvia para apreciar más el sol. 
Te deseo la suficiente felicidad para mantener tu cuerpo vivo. 
Y el suficiente dolor para que los pequeños placeres de la vida te parezcan más grandes. 
Te deseo la suficiente ganancia para satisfacer tus deseos. 
Y la suficiente pérdida para apreciar lo que posees. 
Te deseo los suficientes “Holas” para que te ayuden a atravesar amorosamente algún “adiós final".
Entonces empezó a sollozar de nuevo y se alejó. 
Yo me quedé pensando: aquel hombre tenía razón. 
Se necesita suficiente de todas esas cosas para entender el sentido de la vida y lograr la comprensión y el equilibrio necesarios.(anónimo)

Maestros,muchas veces nos quejamos de lo mal que nos va en nuestro trabajo, con nuestra pareja,de que hace mucha calor, mucho frío, que la vida está muy cara, que los chicos ya no son los mismos de antes, de que estamos solos, que estoy muy delgado, que estoy muy gordo etc. sin darnos cuenta que tenemos lo necesario para apreciar lo que tenemos...
Les deseo para el año próximo "lo suficiente" de todo corazón es lo mejor que les puedo desear...