martes, 14 de diciembre de 2010

Para mi hijo Adulto


"Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora"  Eclesiastés 3:1,La Biblia


PARA MI HIJO ADULTO

Mis manos estaban ocupadas todo el día.

No tenía mucho tiempo para jugar

Los pequeños juegos que me pedías.

No tenía mucho tiempo para contigo estar.
Tenía que lavar tu ropa, coser y cocinar,

Pero cuando venías con tu libro de colorear

Y me pedías que disfrutara de tu diversión,

Yo te decía: Un poco más tarde, hijo
En la noche te arropaba con seguridad.

Y escuchaba tus oraciones en la claridad,

Luego de puntillas la puerta cerraba con suavidad...

Me hubiera gustado quedarme un minuto más.
Pero la vida es corta, los años pasan volando...

Un pequeño niño creció muy rápido.

Ya a mi lado él no va a estar,

Sus preciosos secretos para confiar.
El libro de colorear guardado está,

Ya no hay juegos que jugar,

Ni besos de buenas noches, ni oraciones que escuchar...

Todo eso en el pasado se va a quedar.
Mis manos, una vez ocupadas, están quietas.

Los días son largos y difíciles de llenar

Desearía poder volver a tras y hacer

Esas pequeñas cosas que pediste en ese ayer.
Anónimo


La primera vez que leí este texto a mi hija era un bebé, entonces lo encontré hermoso, pero no me impresionó mucho Después de un tiempo cuando ella estaba un poco más grande, lo releí y me conmovió mucho, porque me di cuenta que a veces he actuado de esta manera:



"Ahora quiere la hija. Después la mamá lo ve. Después la mamá juega. Después la mamá lee."

Realmente sentí que estaba perdiendo preciosos momentos junto a mi pequeña. Entonces comencé a prestarle más atención a ella, no seguí perdiendo los pequeños detalles que marcan la diferencia en su vida, un día ella ya no va a preguntar y dirá que echo de menos. Tengo que aprovechar este momento, porque ahora es nuestro tiempo.

Queridos mamás y papás, tenemos nuestras responsabilidades, nuestro trabajo y las labores en casa, así que ...
nuestras luchas y afanes a diario, pero siempre vamos a recordar que crecen muy rápido. Aprovechemos más los momentos que pasamos a nuestros hijos.

"Debemos ser pacientes con nuestros hijos de la misma manera que Dios es paciente con nosotros." - Renee Jordania

"Y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos: sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor." - Efesios 6:04

Este escrito es de Cida pueden visitar su blog en http://compartilhandobencao.blogspot.com/ mis agradecimientos a ella por la gentileza de compartir con nosotros sus escritos.