miércoles, 15 de septiembre de 2010

Técnica de la Jalea (Dito) para marcar cuadernos o copiar guías



Ingredientes:
3 litros de glicerina
15 cajas de jalea sin sabor
Cuatro bateas de 30cm. de ancho, 42cm. de largo y 5cm. de alto, aprox.

Preparación:

En una olla se ponen a calentar unos 10 minutos los 3 litros de glicerina.
Mientras tanto, se disuelven las 15 cajas de jalea en un posillo aparte.
Una vez disuelta, la jalea se echa lentamente en la olla, mezclándola con la glicerina.
Se revuelve hasta que hierva y una vez hervido se mantiene en el fuego 5 minutos más, bajando el fuego si se sube.
Después de apagado el fuego, se vacía la mezcla en recipientes estilo bateas. Estas cantidades alcanzan para llenar unas cuatro bateas.
Se dejan secar y al otro día se les echa agua hirviendo para limpiarlas de la espuma que produce la mezcla. Nuevamente se dejan secar un día.
Entonces están listas para ser usadas.

Limpieza:

Las bateas deben ser limpiadas todos los días, a más tardar a las 16 horas porque si no quedan marcadas. Para la limpieza se les echa agua hervida, moviéndolas un poco hasta que desaparezca lo escrito. Entonces, se dejan secar hasta el otro día

Duración:

Las bateas duran hasta tres meses. Con el tiempo y las limpiezas diarias, la jalea empieza a bajar en altura. Cuando ya está muy usada se resquebraja. Entonces, lo que se hace es hervir la jalea de las cuatro bateas al fuego y vaciarlas todas en una sola para no perder el material. Para las otras tres se prepara una nueva mezcla.

Marcado:

Para marcar un texto que está en un archivo de computador se necesita imprimir el texto en un “dito” (hojas especiales con calco). Cada dito se puede ocupar varias veces. Una forma de darse cuenta cuándo está gastado es mirar la calidad de los dibujos: hay veces que al marcar los dibujos aparecen dibujos anteriores; entonces, se debe cambiar.
Una vez impreso, se toma la hoja blanca con el texto marcado con calco y se recortan los márgenes de la hoja para que quede de un tamaño adecuado para la jalea.
Luego, se pone el papel sobre la jalea y se presiona para dejar impreso el texto (el texto quedará “escrito al revés” en la jalea).
Al marcar el texto en la jalea se debe buscar la mejor posición para que sea cómodo marcarlo en las hojas del cuaderno. Para esto se mira cuál fue la última hoja que los niños utilizaron y cuál es el sentido de la siguiente. En relación con esto se ubica el texto en la jalea.
Una vez lista la jalea, se marcan los cuadernos poniendo cada hoja sobre el texto y presionándolo.