jueves, 1 de septiembre de 2011

Los Niños Héroes de Chapultepec

Los Estados Unidos empeñados en agrandar su territorio, compraron Louisiana a Francia y Florida a España; en marzo de 1845 lograron la anexión de Texas. Tomaron después como pretexto los limites de Texas asegurando que llegaban hasta el Río Bravo y no al Río Nueces como México sostenía, basándose en documentos legales.
Las fuerzas mexicanas, en defensa de su territorio, aprehendieron a una patrulla norteamericana, lo que fue motivo suficiente para declarar la guerra y hacer aparecer a México como agresor que los obligaba a la lucha, la que fue declarada en julio de 1846.

Los primeros combates se libraron en Palo Alto y Resaca de la Palma, en donde las tropas mexicanas fueron dispersadas. Estados Unidos avanzaba poco a poco, encontrándose a cada paso con las fuerzas de Santa Anna.
Queriendo los norteamericanos abreviar la lucha, se le ordenó al Gral. Winfield Scott la ocupación de Veracruz; la defensa de este puerto quedó a cargo del Gral. Juan Morales, quien con escasos recursos, pero todo el patriotismo de la población, estuvo combatiendo casi un mes hasta que el 29 de marzo de 1847 recapituló.

En agosto se libraron las batallas de Padierna por el Gral. Valencia y la batalla de Churubusco por el Gral. Pedro María Anaya, quien según cuenta la tradición, al verse obligado a entregar la plaza y oír que se le pedía que dijera dónde estaban las municiones, dijo a los invasores: “Si hubiera parque, no estaría usted aquí”.
Los invasores llegaron a Chapultepec, que fue gloriosamente defendido el 13 de Septiembre de 1847, por el Gral. Bravo, el Coronel Xicoténcatl y los cadetes del Colegio Militar. Entre los heroicos cadetes que entonces perdieron la vida, había unos tan jóvenes que eran casi niños sin más recursos que su valor y su amor tan inmenso para la Patria amenazada, que los hizo capaces de enfrentarse a los organizados y bien equipados invasores. Con su heroísmo ganaron un rayo de gloria en aquel periodo sombrío y la inmortalidad en la Historia y en los corazones de todos los mexicanos, que reciben la gran lección de amor patrio de los más de 50 cadetes que murieron en esa fecha, siendo los más recordados:

  • Agustín Melgar
  • Francisco Márquez
  • Fernando Montes de Oca
  • Juan de la Barrera
  • Vicente Suárez
  • Juan Escutia

  • Actualmente, estos cadetes son recordados con un monumento ubicado a espaldas del Castillo de Chapultepec, en la Ciudad de México. Y cada año, el Ejército Mexicano representa esa batalla como parte de las Fiestas Patrias.
    Saludos Cordiales
    LeMaHaRi